¿Por qué si hablamos de lo mismo, comunicamos cosas distintas?

Toda nuestra vida gira en torno a comunicarnos con los demás… no importa de qué recurso nos valgamos para hacerlo… muchas veces hablamos con nuestros amigos, con nuestras parejas, con nuestros jefes, iguales y colaboradores… todos los días, y en cualquier momento del día. Otras veces nos comunicamos de manera escrita, incluso a través de una pintura, una canción o una simple mirada.

El caso es que necesitamos organizar nuestra vida, planificar nuestro tiempo, manifestar nuestro desagrado o amor por algo o alguien, en fin, necesitamos expresar lo que sentimos, lo que creemos, lo que nos afecta, lo que nos hace feliz, en fin, nuestras verdades.

Sin embargo, esta necesidad no siempre logra verse satisfecha. Y no porque no nos comuniquemos. No  importa qué tan informales o técnicos seamos en nuestro lenguaje. El caso es que no es lo mismo lo que queremos decir, que lo que puede entender la persona a la que dirigimos nuestra comunicación.

¿Cuántas veces no se cometen errores en el trabajo por el simple hecho de que cada persona interpreta las comunicaciones a su manera?

Lo más importante, y lo que siempre debemos tener claro es que en la comunicación el significado de lo que decimos no es lo que expresamos, sino ¡lo que la otra persona entiende!

Son muchos los factores que pueden influir en la incomunicación, y habría que desarrollar un libro (tal vez varios tomos) para identificar y aportar soluciones en cada caso.

Por ello es tan importante hacer un esfuerzo extra y verificar si lo que estamos diciendo es lo que la persona está entendiendo. Otro aspecto, muy interesante pero menos conocido es el que tiene que ver con el estilo comunicacional de las personas.

Según el lenguaje DISC, hay cuatro tipos fundamentales de comportamientos, y ellos determinan aspectos muy interesantes para lograr una comunicación efectiva.

A continuación presento un ejemplo de alguno de estos factores, a tomar en cuenta al comunicarnos con los demás.

¿Por qué si hablamos de lo mismo, comunicamos cosas distintas?

 

Como puedes ver, a una persona con un estilo comunicacional “I” le va a encantar que le hables, que le preguntes sobre sus aspectos, que compartas con ella. Sin embargo, utilizar esa misma estrategia de comunicación con un “C” puede ser exactamente lo contraindicado para lograr una comunicación efectiva con él.

Escrito por TTI Success Insights España

Si quieres conocer más sobre nuestra herramientas para mejorar la comunicación en tu organización, escríbenos: [email protected]

Certifícate